Islas y más islas…

Hace mucho tiempo que no escribo en el blog y he pensado que ya es momento de retomar las historias de nuestro mundo a vela, de nuestro mundo en el Lycka.

Nos quedamos en Chichimé, una de las pequeñas islas del precioso archipiélago de San Blas, en Panamá, región del Guna Yala.

Ya habíamos visitado años atrás esta isla, que en realidad son dos, Chichimé grande y chichimé chico, separadas por un estrecho canal de agua donde ya han naufragado más de un barco. Años atrás estas islas eran preciosas y no es que ahora sean feas, pero Chichimé grande en los últimos meses ha sufrido una gran transformación. Los indígenas Kunas han sobre explotado esta isla. En mi primera visita tan solo había un pequeño bar llamado Jonhy Maracas y cuatro sencillas cabañas. En la isla vivían tres familias, cada una en una punta de la isla. Hace un año empezaron a construir, en la punta que quedaba libre con un palmeral precioso, una gran restaurante y cuatro cabañas más. Eso implica muchísimos más visitantes para Chichimé y por tanto, muchísima más basura y residuos.

Chichimé sin embargo, todavía guarda su encanto, el cual se puede disfrutar los días que a penas hay visitantes. En los días festivos es mejor no acercarse, pues para caminar deberás sortear decenas de tiendas de campañas y botellas tiradas por la arena, y para bañarte vigilar que ninguna lancha pase por encima tuyo. Una pena.

Los Kunas deben encontrar el equilibrio en el desarrollo de sus islas. Por un lado han permitido que estas islas sean únicas en el mundo por su estado prístino y sin extranjeros que puedan montar sus chiringuitos o negocios varios. No hay hoteles ni mucho menos resorts, un milagro en esta sociedad actual. Por otro lado, todavía tienen que trabajar en el tratamiento de los residuos, ya que en muchas islas y en las aguas que rodean las zonas más pobladas, hay mucha basura y no parece haber una solución para su tratamiento.

A su vez, por el escaso número de lugares de hospedaje y el aumento de visitantes hace que seamos más y más veleros y catamaranes quienes navegamos por este Archipiélago. También tendrán que regular nuestro acceso de alguna forma.

Mientras tanto, el velero Lycka buscará las islas del Kuna Yala menos explotadas y menos visitadas por los turistas y soñaremos que por aquí todavía no llegó Cristobal Colón con sus caravelas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s